Seleccionar página

2015: balance, cierre y punto y seguido

feliz-2016#PlayItLoud!

Nunca se me ha dado muy bien eso de hacer balance. Normalmente sólo dejo que el cambio de año se interponga en la acción mecánica de escribir la fecha y que te siga saliendo la del año anterior. Tampoco suelo pedirle cosas al año que entra, quizás porque soy un poco supersticiosa y no me gusta pedir deseos en voz alta, por miedo a que no se cumplan, o quizás porque pienso que gran parte de las cosas que queremos que nos pasen están en nuestras manos, por eso más que desear y delegar en la buenaventura prefiero planear y poner todas mis ganas y mis esfuerzos en conseguir que sucedan.

No sabría ponerle un adjetivo al 2015. No lo calificaría de año malo, aunque ha tenido sus cosas, tampoco voy a negarlo. En cierto modo, este 2015 se ha solapado un poco con el 2014, sobre todo desde el punto de vista laboral. La maldita y trillada crisis, de la que esos que mandan no nos dejan olvidarnos (por más que ellos hayan dejado de incluirla en sus discursos), sacudió mi vida tranquila hace ya casi dos años y trajo consigo muchos sudores fríos, incertidumbre y pellizcos en el estómago. Pero toda situación difícil nos regala algo bueno y han sido estos dos años los que me han empujado a apostar por mi lado creativo, a dibujar a diario, a escribir todas las historias y desvaríos que dan forma a este blog (en las alegrías y en las épocas de crisis, que también las ha habido) y a iniciar una nueva etapa con unos objetivos nada fáciles, pero con muchas ganas de alcanzarlos.

Porque en estos últimos años por fin he descubierto qué quiero ser de mayor y el último mes del 2015 me deja simultaneando mi faceta de oficinista con la de autónoma loca, que nunca es ideal, pero sí necesaria para cumplir mi sueño de ilustradora y diseñadora de cosas bonitas. Por eso para el 2016 me pido (a mí misma) muchas ganas de seguir apostando por este último, porque no todos los días descubre una su verdadera vocación y cuando esas cosas pasan, más vale echarle coraje y todas las ganas del mundo.

Tengo unos cuantos deseos más para este año que entra, pero me los guardo para mí y prometo compartirlos si consigo hacer que se cumplan.

No me queda más que desearos que acabéis el año a lo grande, con vuestras personas favoritas bien cerca, ya sea a menos de un metro o dentro del corazón. Brindad con champán (o cava o sidra, nunca con agua), reíd todo lo que podáis, bailad, aunque sea al ritmo de la música petarda de la gala rancia de la uno, quered mucho y sin medida y que el 2016 os traiga un montón de cosas buenas (eso sí, siempre poniendo de nuestra parte).

¡Sed muy felices, que os lo merecéis!

fin-post3

Trueque ambulante

taza y postal#PlayItLoud!

Tenía pendiente publicar esta entrada desde hace ya muchas semanas, pero cuentan por ahí que nunca es tarde, si la dicha es buena, y creo que las fechas navideñas no son un mal momento para hablar de regalos bonitos.

Hace un par de meses mis compañeras de Blogersando Sandra, de Mayninetes Crafty Life, Tiby, de Simpletybs, y Tati, de Espiadimonis, organizaron una iniciativa maravillosa que consistía en darle vida a un trueque ambulante, una especie de amigo invisible gigante en el que los objetos a intercambiar debían ser una taza y una tarjeta bonita. Como hacía tiempo que no me sentaba a crear en modo tranquilo, le robé un par de tardes a mi aventura de nueva emprendedora y me puse manos a la obra para regalarle a mi trocadora algo hecho con calma y cariño (que falta me hacía).

taza dibujo 1

Para decorar la taza, me decidí por unos rotuladores de cerámica y por fin me saqué la espinita de probar la técnica, que creo que llevaba más de un año con el asunto apuntado en mi lista de cosas por hacer. Los que tenían en la tienda eran de la marca Edding y, aunque no funcionan mal, me habría gustado que el rotulador negro fuese más fino, para poder hacer que los detalles fueran más nítidos. Aún así, me gustó el resultado y creo que mi pulso, no apto para convertirme en ladrona de panderetas, le acabó dando incluso ese toque de lo hecho a mano, que hace que este tipo de regalos sean únicos.

taza texto

Para fijar el dibujo basta con seguir las instrucciones del fabricante. En este caso, el sellado se hace en el horno y aunque me mostré algo escéptica al principio, me alegré mucho cuando al acabar el proceso (y después de dejarla enfriar – no vale ser ansioso) el dibujo no se iba ni al rascar ni al mojar la taza. ¡Misión cumplida! Definitivamente tengo que hacer más cosas con esta técnica.

taza dibujo 2

Para la tarjeta, eché mano de un bloc para dibujar postales en papel de acuarela, que compré en Londres el año pasado, y desempolvé los lápices y los pinceles sin mucha idea de cómo acabaría el invento. No soy nada, pero que nada experta en esta técnica, aunque eso sí, me fascina y espero tener la ocasión de ir dedicándole más tiempo.

postal

taza y postal 2

Mi trueque cruzó el charco para aterrizar en las Islas Canarias y me consta que a Marisol, para quien tuve el placer de crearlo, le gustó mucho mi regalo y ya la he visto disfrutar de algún que otro consomé en este tazón tan especial. Por cierto, podéis seguirle la pista en Instagram, donde la encontraréis como @craft_recycling.

Y ahora me toca enseñaros el regalo que recibí yo. En este caso, tuve la suerte de ser el trueque de Eli, de Terapia Ganchillera, que sabía bien por donde iban los tiros y acertó de pleno con mi regalo.

trueque terapia ganchillera

A destacar lo mucho, muchísimo que se curró Eli el empaquetado, con la caja forrada de papeles preciosos y a modo de cofre (guardadita la tengo para llenarla de tesoros bonitos). Y, ¿la taza? Pues hecha para personas que viven queriendo bailar bajo la lluvia y sin miedo a empaparse al saltar en los charcos. No podía haberlo hecho mejor, ¿verdad?

Me encantó el detalle de la pinza de pelo-boli, perfecta para las locas que nos pasamos horas encerradas con el moño de maruja y rodeadas de papelotes en los que tenemos que escribir. Y la tarjeta, a la que no le faltaba detalle alguno. Totalmente hecha a mano y con un montón de deseos y mensajes de esos que da gusto leer. ¡Eli, eres una artista!

trueque terapia ganchillera 3

trueque terapia ganchillera 2

trueque terapia ganchillera 4

Y hasta aquí la aventura del trueque ambulante, del que disfruté un montón y al que pienso volver a apuntarme en caso de que a mis compañeras les de por organizar una segunda edición (ahí lo dejo).

Es lunes y puede que esta semana se nos haga algo larga después del mega-puente del que disfrutamos la pasada. Para sobrellevarlo, tómate un café de esos ‘resucitantes’, ponte algo de música y date un capricho comprándote algo en la tienda, donde todo, todo, todo es bueno, bonito y barato (y hecho con mucho amor, oigan).

regalabonitoweb

¡Feliz semana!

fin-post3

Hora de aventuras

banderín la vida es una aventura#PlayItLoud!

Yo quería un banderín de tela con las letras escritas en rotulador textil o pintura negra. Tengo la tela y tengo la máquina de coser, pero que los tres elementos nos pongamos de acuerdo para pasar un rato juntos está siendo difícil (y mira que es simple). También necesitaré el palito y el cordel, cosas que creo poder conseguir de entre mi desastre craft, ese montón de objetos varios que acumulo con la esperanza de darles una segunda vida en algún momento.

Pero si hay algo aún más importante que los pasos anteriores es elegir el mensaje y con eso sí puedo jugar antes de sacar las tijeras y el hilo. Tendría que ser algo que hablase de aventuras, que al fin y al cabo es de lo que trata esto de la vida (o al menos como deberíamos tomárnosla). Ser valiente y salir de mi zona de confort, que así escrito parece la cosa más fácil del mundo, pero no lo es. Porque a todos nos gusta reposar el pandero sobre el sofá mullidito, pero la vida sabe mejor cuando te calzas las botas de montaña y sales a descubrir senderos desconocidos.

Imagino, mientras escribo esto, que busco mi suerte al más puro estilo Moonrise Kingdom, donde nada importa tanto como el amor (el tipo de amor que tú quieras) y podemos montar nuestro reino en el sitio que más nos apetezca. Querer crecer para vivir aventuras y no quedarnos atascados, aunque a veces tengan que decirnos aquellos de “I love you, but you don’t know what are you talking about”.

Y es por eso que mi banderín ha de recordarme que la vida no está hecha para pasar por ella de puntillas, sino para pisar fuerte y exprimirla al máximo (sí, ya sé que nos lo están poniendo muy difícil, pero es que ellos no saben de qué material estamos hechos).

La vida es una aventura, respira y disfruta del viaje. Corre riesgos, equivócate y aprende, busca tu suerte, quiere mucho y ríe a carcajadas. Llorar ayuda a limpiar el alma y nadie es cobarde por hacerlo. Celebra tus éxitos, pide ayuda, comparte tu felicidad. Sé aquello que siempre quisiste ser de mayor.

Y si no sabes cuándo empezar, yo tengo la repuesta: empecemos hoy.

¿Nos vamos de aventura?

fin post-

Mariposas en el estómago

mariposas-en-el-estómago#PlayItLoud!

Se acerca San Valentín y esa es una realidad de las que pocos podemos escapar. Y es que no hace falta encender la televisión, basta con pasear por cualquier calle y que uno de cada tres escaparates te lo grite en la cara. Corazones, frases románticas (y en ocasiones demasiado manidas) te cuentan aquello de que el amor se vive mejor si se despierta al monstruo consumista que vive en ti, aunque ello signifique someterse de nuevo a la tortura de regalar sin saber qué, de comprar por comprar y de que se impriman una cantidad ingente de tickets regalo que en pocos días se traducirán en colas de cambios y devoluciones.

Esta es la cara menos romántica de San Valentín. Y por eso es la cara a la que yo prefiero no hacerle caso. Nunca he sido una ‘hater’ de este día, ni cuando estaba soltera. Pese a que soy la primera que piensa que cuando se quiere a alguien se ha de demostrar durante todo el año (vale que hay días rancios en los que no te soportas ni a ti misma, pero aún así), también soy de las que opinan que no tiene nada de malo que exista un día al que le pongamos de nombre los Enamorados. Y es que, ¿qué tiene de malo celebrar algo? Es una excusa tan buena como cualquier otra para salir un poco de la rutina y darte algún capricho.

No es que por aquí estemos planeando ninguna celebración a lo grande, pero nuestro cambio de hogar (léase mudanza) coincide con esta fecha y mira tú por donde a mí se antoja super romántico el asunto (no tanto lo de empaquetar y desempaquetar, claro). Así que mi mayor afán será añadirle un par de bandejas de sushi a la ocasión, que ya hace mucho que no me doy el capricho, y ver alguna buena peli en el salón de nuestra nueva casa.

Y es que este año (y todos los que vengan) no necesito más regalos que conservar este montón de mariposas que me revolotean en el estómago desde hace ya más tiempo del que creí que pudiesen conservarse. Porque no hacen falta regalos materiales para alimentarlas, ellas no requieren más que amor, cariño y mucho respeto. Y que el amor se celebre todos los días, eso sí, pero no hagan caso, que tampoco sufren si el catorce de febrero nos ponemos un poco más ñoños de la cuenta.

Así que aquí mi consejo: Quieran y celebren, que tipos de amor hay muchos.

fin post-

II Edición Amiga Invencible (2014)

amiga-invencible-insignia#PlayItLoud!

No podía cerrar mi temporada Navideña (a 14 de enero, sí), sin compartir con vosotros uno de los momentos estrellas de estas fiestas. Como ya hiciéramos el año pasado, a finales de diciembre volví a reunirme con unas personitas maravillosas para celebrar nuestro particular encuentro de la Amiga Invencible (II edición, en este caso). La foto que veis aquí arriba es el pack conmemorativo creado por Nieves para cada una de nosotras.

Cómo empezó la historia podéis leerlo aquí. Lo mejor de todo es, sin duda, haberlo convertido en tradición y ponernos cada vez el listón más alto, porque después de lo que voy a enseñaros hoy, no sé qué podremos hacer para superarnos en la próxima edición. De nuevo, de allí salieron cosas suficientes como para irnos de mercadillo y llenar dos stands, pero era todo para nosotras y sólo para nosotras. Eso sí, como la felicidad se comparte, allá vamos.

Las reglas eran fáciles: algo hecho a mano, algo dulce y algo para crear. Para romper el hielo, empiezo con mis regalos. Este año me tocó regalarle a Marta y aquí van las cosas que preparé.

proceso-muñeca-tela

El plato fuerte de mi regalo fue esta muñeca de tela. Nunca había hecho una, así que conté con la siempre maravillosa ayuda de mi madre, que aún en esto del costureo me da un millón de vueltas. Os enseño un poco el proceso para darle vida. Desde crear un patrón totalmente improvisado a ir dándole forma, rellenándola de guata, vistiéndola, peinándola y pintándola. Todo esto sin tener ningún plan ni boceto, pero es lo que tiene hacer las cosas con altas dosis de cariño. Creo que nos quedó una muñeca preciosa y es como si, en cierto modo, una de mis ilustraciones hubiese saltado del papel al 3D.

tote-bag-somos-invencibles

El primer regalo, cuya primera misión consistió en hacer de packaging para el resto de los regalos, fue esta tote bag hecha a mano (y a máquina) con una ilustración creada expresamente para celebrar este encuentro (para ello usé papel transfer, mucho más fácil que aquella técnica que os enseñé del gel medium).

regalos-esther-marta

Aquí os dejo un collage con el resto de los regalos: la muñeca, cuyas únicas instrucciones son las de ser tratada con mucho amor. La caja mágica de las chuches, con mensajes bonitos y deseos de cosas buenas para el 2015. Una taza de desayuno con la ilustración de Audrey Hepburn, de quien Marta es muy fan. Y para crear un par de ovillos de lana y aguja a juego (materiales a los que ya les ha dado vida en forma de boina preciosa, y es que nuestra Martuki es toda una artista).

regalos-marta

Aquí arriba podéis ver todos los regalos juntos y fotografiados por Marta.

regalos-marta-marisa

Y seguimos con los regalos que Marta preparó para Marisa, inspirándose en Amelie, película favorita de esta última y que sin duda se llevó el premio al regalo más emotivo y es que, entre otras cosas, Marta se curró hasta un encuentro secreto con la familia de Marisa para rescatar algunos tesoros de su infancia. Hubo risas y hasta alguna lágrima, aunque eso sí, de felicidad.

regalos-marta-marisa1

Marta convirtió en realidad algunos de los momentos más especiales de la película: los gnomos, los tesoros de niños, los pequeños placeres…

regalos-marta-marisa2

Incluido un álbum de fotos de los que rescatan recuerdos de muchos años, pero aún así imborrables.

regalos-marisa-nieves

Es el turno de Nieves, que recibió regalos de Marisa. Una vez más el cine estuvo muy presente y dado que Nini es fiel fan de las películas de Wes Anderson, sus regalos estuvieron muy vinculados a dos de sus obras: Moonrise Kingdom y El gran hotel Budapest.

regalos-marisa-nieves

Marisa rindió además homenaje a otros grandes artesanos con empresas bonitas y así sus regalos incluyeron un pack de productos de nuestra paisana Pedrita Parker y un pañuelo de Moonrise Kingdom estampado por Pablo Salvaje. Además de “articulos de colección” de El Gran Hotel Budapest creados por ella misma (y por su súper-padre Pepe, nuestro pastelero favorito).

llaves-hotel-budapest

Amantes del mundo Wes Anderson, ¿es o no esto de aquí arriba una obra de arte? Pregúntenle a Nieves, que quizás les diga aquello de “se mira pero no se toca”.

regalos-nieves-esther

Y al fin, mi turno. Yo tuve la suerte de recibir mis regalos de Nieves, que en eso de crear bonituras tiene poca competencia. Para iniciar el juego me puso el reto de resolver una sopa de letras como requisito para poder abrir mis regalos (afortunadamente se apiadó de mí y me dejó hacerme con mi premio después de un par de palabras).

regalos-nieves-esther

Mis tesoros incluían mini-magdalenas de chocolate en una lata bien bonita, toppings para galletas y cupcakes varios y mucho, muuuucho material para crear. Y los regalos estrella: una de sus preciosas ilustraciones de moños con flor en cartulina y una maravillosísima mochila hecha a mano (con ayuda de Lapaki, el arte está en la familia) y que he prometido no quitarme a no ser que tenga que vestir de etiqueta.

mochila-amiga-invencible

¿No es preciosa? Yo estoy totalmente enamorada y presumo de súper bolso allá por donde voy. Además, está perfectamente elaborada para poder usarse como bolso panera o mochila. ¡Gracias, Nieves!

Y esto es todo por hoy, que no es poco. Las mentes se ponen en marcha para la próxima edición de la que os volveré a dar buena cuenta cuando llegue el momento. Sólo me queda mandarle un beso enorme a mis tres princesas (Marta, Marisa y Nieves, ¡sois re-bonitas!) y desearos a todos vosotros que paséis un día estupendo.

¡Nos leemos el viernes!

fin post-

Queridos Reyes Magos

Reyes Magos

#PlayItLoud!

Antes de todo, ¡Feliz Año Nuevo! Ya estoy de vuelta después de unas mini-vacaciones improvisadas, que no tenía demasiado planeadas, pero que necesitaba como agua de mayo. Necesitaba tiempo para mí, para mi familia, para escapar de las presiones, para remolonear en la cama hasta más de las diez, para dormir la siesta en el sofá y ver pelis tontas navideñas.

Con las Navidades llegando a su fin, aún nos queda quemar el último cartucho y escribir la carta a los Reyes Magos y, tal y como prometí en su momento, hoy vengo a compartir la mía. Como cuando era pequeña, empezaré la carta diciendo que este año he sido una niña muy buena, tanto que al 2015 no le pediré cosas materiales, porque no son éstas las que me regalan las mejores sonrisas, ni los momentos más valiosos. Por eso aquí os dejo mis cinco deseos para este nuevo año.

1) Familia y amigos. Quiero disfrutar más de ellos, seguir practicando mis escapadas al pueblo, los paseos con mi madre por la Calle de la Bola, por el zoco, nuestros kilómetros al estilo “señoras que salen a andar”. Quiero ver más a mis hermanos, aunque vivamos en ciudades distintas, visitarles y planear escapadas de fin de semana. Quiero quedar con mis amigos, planear meriendas creativas, salir de cañas y tapas un domingo soleado, acordarme más de coger el teléfono para hablar con aquellos que están lejos. Quiero vivir cada minuto con mi señor Wayne y seguir enamorándome cada día un poquito más de él.

2) Proyectos y sueños por cumplir. Este año 2015 quiero darle forma a algunos de los proyectos que a lo largo del año pasado se fueron gestando en mi cabeza y que espero puedan ver la luz antes de que nos veamos en éstas de nuevo dentro de doce meses. Como soy un poco supersticiosa, aún no os voy a desvelar de que tratan, pero prometo dar lo mejor de mí para poder compartirlo con vosotros muy pronto. Quiero conservar las ganas de seguir cumpliendo sueños, ya sean grandes o pequeños, dar los pasos necesarios para tratar de hacerlos realidad, no quedarme con las ganas.

3) Viajar. Quiero viajar, planear escapadas románticas, familiares y con amigos. Descubrir nuevos rincones, ya estén a veinte kilómetros de distancia o a tres mil. Re-visitar lugares para reencontrarme con amigos a los que hace tiempo que no veo, para conocer a nuevas incorporaciones a la plantilla de sus vidas. Y también quiero hacer muchas fotos por el camino, no sólo a los paisajes y pequeños detalles materiales, sino a mí misma. Después de cerrar este 2014 me he dado cuenta de que me he hecho muy pocas fotos este año y esto es algo que quiero cambiar.

4) Paz, calma y felicidad. Quiero tomarme las cosas con más calma, no adelantar mis pensamientos a los acontecimientos, no agobiarme por cosas que tienen solución si respiro dos veces y me pongo a ello. Quiero saber desconectar, apagar el ordenador todo un fin de semana, relajarme y pensar más en positivo, cultivar ratitos de felicidad y atesorarlos, para poder rescatarlos siempre que lo necesite.

5) Seguir aprendiendo. Quiero hacer cursos, proponerme retos y aprender cosas nuevas. Dibujar con acuarela, usar mi cámara de fotos en modo manual, aprender a editar imágenes en el ordenador, conocer un poquitín más el complejo mundo del SEO, desempolvar mi máquina de coser y ser capaz de fabricarme algún modelito para mi fondo de armario.

Y vosotros, ¿habéis escrito ya vuestra carta a los Reyes Magos? ¿Qué regalos o deseos les habéis pedido? Como ya os dije en su momento, será un placer que los compartamos, ya sea en forma de post o aquí abajo en los comentarios, que son todo vuestros.

Yo me despido hasta el lunes, cuando retomaré la actividad habitual del blog con la nueva entrada de Blogersando, “Propósitos para el 2015”, será un placer que participéis con nosotros y poder ver vuestras propuestas en este primer encuentro, os aseguro que lo vamos a pasar genial.

Que paseis un gran fin de semana.

fin post-

 

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: