Seleccionar página

Y tú, ¿dónde cuelgas las llaves?

Cuelga llaves CASA

#PlayItLoud

Hacía ya bastante tiempo que no os enseñaba uno de mis cuelga-llaves, así que hoy vengo a ponerle fin a la racha y a mostraros el último de los encargos que he realizado. Ya os conté, en su momento, cómo surgió el primero de ellos, cuando aún vivía en Londres y buscaba un regalo fabuloso para enganchar aún más a mi señor Wayne (^^) en el primer cumpleaños que pasaba junto él (clic para historia completa).

Desde entonces, he diseñado algunos más que me han ido encargando (podéis echarle un ojo a un par de ellos que he publicado aquí y aquí). Y tengo otros cuantos en el tintero (próximamente en sus pantallas). Así que poco a poco me voy convirtiendo en cómplice de muchas familias en ese acto reflejo de colgar las llaves al llegar a casa. Y es que, aunque parezca una tontería, es muy importante tenerlas siempre bien localizadas para así evitar pérdidas y quebraderos de cabeza  varios.

Cuelga llaves CASA 2

Todos los cuelga-llaves están hechos con la técnica del collage, por lo que cada uno de los elementos que componen las habitaciones está recortado y pegado a mano individualmente. Con el tiempo, la técnica ha ido evolucionando un poco y he añadido ilustraciones personalizadas de los protagonistas. Además intento plasmar en los pequeños detalles los gustos y aficiones, para así convertirlo en algo que, además de único y exclusivo, diga también mucho de los habitantes de la casa.

Cuelga llaves CASA 3

cuelga llaves CASA 4

cuelga llaves CASA 5

Nuestros protagonistas de hoy son Bea y Dani. Ella es enfermera y él trabaja en un hotel, y por petición de quien encargó el regalo, ambos tenían que posar para la foto con sus uniformes, como recién llegaditos a casa. A ella le encanta Love of Lesbian (qué buen gusto) y a él le pirran los mapas, de ahí el original vinilo en la pared.

Y vosotros, contadme, ¿tenéis un lugar dedicado a guardar las llaves?

Si os gusta la idea y ya le dais vueltas a los detalles que podrían formar parte de vuestro cuelgallaves CASA personalizado, estaré encantada de crearlo para vosotros. Sólo tenéis que escribirme un email y contarme qué os ronda la cabeza y juntos le daremos forma.

¡Nos leemos el viernes!

fin post-

Chalk paint DIY – Una de aventuras y muchas desventuras

#PlayItLoud!

Me había propuesto publicar este post tanto si el resultado final de mi experimento era un hit como si era un fail. En el primero de los casos, el porqué es obvio. En el segundo, porque mis buenas horas le he echado al asunto y a veces de los errores se aprende y compartir los fallos desahoga e incluso puede servir para echar un cable a otras personas. Lo que finalmente ha sido… Juzguen ustedes mismos. Yo, por lo pronto, os pongo en antecedentes.

Chalk Paint DIY.007

Si sois algo asiduos a este mundo de lo hecho a mano, los blogs y las cosas bonitas, seguro que habéis escuchado hablar de esa pintura mágica, mundialmente conocida como Chalk Paint (creación de una señora llamada Annie Sloan, experta en pintura decorativa, a quien no le debe estar yendo nada mal con el invento – podéis leer más acerca del tema aquí). E igual también os habéis topado con algún post que os cuente fórmulas caseras para imitarla (yo aterricé en éste, donde lo explican muy bien).

Muy resumidamente, el chak paint es un tipo de pintura cuyo acabado es similar al de una pizarra y que permite incluso pintar con tiza sobre la superficie. Es una pasada para restaurar muebles de cualquier material, ya que no requiere tratamiento previo, y el acabado que se consigue es bonito a rabiar (si escribís chalk paint en Google y vais a imágenes, veréis de qué os hablo).

Chalk Paint DIY.001

Teníamos esta mesa blanca escondida en casa desde hace un tiempo. Estaba vieja, sucia y descuidada y llevaba unos meses pidiéndome a gritos ser mi conejillo de indias en el experimento de la pintura de tiza casera. Así que finalmente me decidí a comprobar si eso del “tuneo homemade” era una realidad o se quedaba en leyenda urbana (hace un par de días me tragué un programa enterito de Los Cazadores de Mitos, así que ando emocionada de la vida creyéndome una de ellos). Tras mi experimento con la mezcla y el aplique deduje que:

  1. la mezcla de la pintura, el yeso y el agua es sencilla y apta para principiantes.
  2. es fácilmente aplicable y los defectos de la superficie a tratar se cubren con facilidad (vamos, que el chalk paint es a un mueble viejuno lo que la BB cream a mi cara un lunes por la mañana…).
  3. el resultado final da bien el pego y es cierto que tiene una textura similar a la de una pizarra.

Podemos decir por tanto que el invento funciona (Plausible! – que dirían en el programa).

Chalk Paint DIY.005

Chalk Paint DIY.002

Chalk Paint DIY.003

Pero, tiene que haber algún “pero” (aunque sea sólo mío). Y en mi caso fue el tratamiento posterior para darle a la mesa un acabado vintage (maldita moda, por más que la adore…). Mi primer error fue comprar dos colores de verde. El más claro era sólo para que se percibiese en las zonas donde pensaba lijar la pintura del tono más oscuro, pero con el blanco de la mesa me hubiese bastado…

Busquemos el lado bueno, una doble capa nunca viene mal.

chalk paint 2.001

chalk paint 2.003

El desastre total llego en el momento de lijar. Una pesadilla, de verdad de la buena. Compré un taco de lija que al dibujo de la mesa de poco le servía (¡miss ocurrencias!, tal cual), así que pronto cambié al formato papel, pero éste se desintegraba en cuestión de segundos. Y con él, mis guantes de látex. Y con ellos, casi mis dedos (no miento). Además de esto, creo que mis pulmones pueden haber quedado cubiertos por una buena capa de polvo de pintura a la tiza. Handmade. Y lo mejor de todo es que resultados, pocos. Después de sudar y sufrir con los bordes de la mesa y los dibujos más grandes, pensar en lijar la celosía me provocaba unas ganas conjuntas de gritar y echarme a llorar.

chalk paint 3.001

Al final recurrí a un remedio poco ortodoxo y no muy digno de ser incluido en los pasos de un bonito tutorial DIY. Pero, ¿qué queréis que os diga? Estaba desesperada y a punto de mandar la mesa a porra, así que cogí las tijeras y raspé, en modo poseída, los cuadraditos y los bordes menos accesibles. Y, ¿sabéis qué? Que ahora que lo pienso, debería haberlas usado desde el principio.

Un par de respiraciones profundas para recuperar la calma y cumplir el último paso: dar cera, pulir cera. Nueva intoxicación. Un consejo si queréis hacer esto en casa: usad mascarilla. Desde el paso uno.

Chalk Paint DIY.006

Chalk Paint DIY.008

chalk paint 2.002

Y finalmente… mesa lista. No es exactamente como la pintaba en mi cabeza, pero tampoco es un auténtico desastre para ser mi primer mueble restaurado… Y pensaréis, dirás más bien primero y último, o ¿es que, después de todo lo que acabas de contar, aún te quedan ganas de repetir? Claro, que lo que vosotros no sabéis es que a mí, a cabezona, no me gana nadie.

Ya por último, una cosita más, que después de tanto sufrimiento tengo que preguntar. ¿Qué os parece a vosotros?

Comentad, pero sed piadosos… :)

¡Nos leemos el viernes!

fin post-

Maletín DIY ( para lunes bonitos)

#PlayItLoud!

Pon el ratón sobre el #PlayItLoud de aquí arriba, haz clic y sube el volumen. Que suene la música. It’s just another manic monday, cantan The Bangles. Pero nosotros, en lugar de desear que fuese domingo de nuevo, como sigue la letra (creo que por el año 86, cuando la canción vio la luz, aún no había dado la fiebre de viernes que sufrimos en estos tiempos), vamos a darle forma a algún proyecto creativo, ¿os parece?

Estas últimas semanas he vuelto a desarrollar adicción a algo que desde hace un tiempo tenía un poco abandonado: Pinterest. No sé si catalogarlo como enganche severo, pero minuto libre que tengo, minuto que paso en la aplicación. Por las mañanas, cuando me despierto, pero aún no quiero salir de debajo del edredón (benditos nórdicos en invierno), Pinterest está ahí, para hacer bonito el comienzo del día; por las noches, antes de dormir, Pinterest también está ahí, para ayudarte a tener dulces sueños. Y a veces, mientras pineas como si no hubiese mañana, das con una imagen que hace sonar un chasquido en tu cabeza, y entonces sabes que tienes un nuevo proyecto que llevar a cabo.

Maletín DIY.001

Este maletín DIY es muy fácil de hacer y tan customizable como a vosotros os apetezca. Podéis crearlo en cartulina blanca y dibujar sobre ella, podéis elegir papeles de colores, añadir telas, elementos de scrapbooking. Creatividad al poder. Lo encontré gracias a Pinterest, sí, pero éste me guió hasta el precioso blog L’art de la  curiosité, donde podéis encontrar muchísimos descargables gratuitos con plantillas para crear mil cosas bonitas (aquí para el maletín, pero os recomiendo pasear un ratito por otros posts, je ne parle pas françáis, pero las imágenes hablan por sí solas).

Y ahora, nos metemos en faena:

Maletín DIY partesTraducción sobre la marcha (para quienes, como yo, no hablen el lenguaje del amor)

maletín DIY preparaciónPara esta primera versión de la maleta, yo usé algunos papeles estampados a doble cara (para un resultado bien colorido)

Maletín DIY proceso

Maletín DIY proceso 2

Maletín DIY final

Maletín DIY final 2

Maletín DIY tesorosEt voilá! Maletín listo. Se me ocurre usarlo para decorar, para guardar tesoros o como packaging para un regalo

¿Qué os parece? Os animáis a crear vuestro propio maletín? Además podéis modificar las dimensiones de la plantilla y crearlo en distintos tamaños.

Y si aún no lo veis muy claro y el lunes ha anidado sobre vuestras cabezas con la intención de quedarse, podéis pinchar aquí y poner en práctica esta efectiva receta para lunes felices. No es tan difícil, sólo hay que querer un poquito (y una vez hecho, volved aquí y empezamos de nuevo, ¿sí?).

¡Nos leemos el miércoles!

fin post-

Juegos de palabras

enroscados día internacional lengua materna

#PlayItLoud!

Algunos llevan más y otros menos, pero de un tiempo a esta parte no hay día en que no se celebre algo. Hay Día Mundial del Agua, de la Poesía, de la Cosmonáutica, hasta Día Mundial del Soltero. Ayer fue el Día Internacional de los Gatos y hoy es el Día Internacional de la Lengua Materna (he dado con esta web, en la que podéis ver todos los que están por venir en lo que queda de año y hasta el 2022, ahí es nada).

He de decir que a mí  esto de usar los días para festejar, en algunos casos, y concienciar y sensibilizar, en muchos otros, me parece genial. Lo cierto es que yo al tema de la onomástica le tenía el interés un poco perdido, sobre todo cuando, siendo sincera, y podéis llamarme egoísta si queréis, el único santo que alguna vez me ha importado ha sido el mío, por eso de que siempre te cayera algún regalito y sentirte medio protagonista del día (aunque eso era percepción mía propia, porque al final, reconozcámoslo, de tu santo sólo te acuerdas , tus tocayas, tu madre y para de contar).

Lo dicho, que hoy le toca el turno a la Lengua Materna. Y como dicha conmemoración me ha llamado la atención, he pensado que podía aportar mi granito de arena desde el blog dedicándole a mi lengua materna la ilustración del viernes. ¿De qué manera? Pues dibujando una de mis palabras favoritas. Éstas van cambiando con los años y puede que a lo largo de nuestra vida hayamos tenido un buen puñado de palabras de esas que nos gusta decir, que incluso intentamos colar en conversaciones aunque no venga mucho al caso, o puede que jamás te lo hayas planteado y que esto te parezca una reverenda tontería. Pero seguro que, si le dedicas un rato, das con alguna que signifique algo especial para ti, que te recuerde a algo o al alguien o que te haga viajar en el tiempo.

Así que os propongo un juego. ¿Qué os parece si compartimos nuestras palabras favoritas? Empiezo yo y además, os la dibujo. Mi palabra ilustrada es enroscados (hoy me tomo la licencia de ponerme en modo romántico). Y no es sólo una simple palabra, sino que es también una muestra de la riqueza de nuestra lengua: los distintos significados que se le pueden dar a una palabra que, en su uso más general, carece de connotación afectiva alguna. Y es que no es lo mismo enroscar el tapón de un bote que enroscarse y dormir la siesta en el sofá, por ejemplo.

Ahora os toca a vosotros, ¿cuál es vuestra palabra preferida?

¡Feliz viernes!

fin post-

Mi alfombra roja particular

Alfombra roja Ilustraciones texturas

#PlayitLoud!

Es época de alfombras rojas. Los Globos de Oro, los Goya, los Bafta y los Oscar, que ya están ahí, a la vuelta la esquina. Yo no sé vosotros, pero a mí el desfile de celebrities sobre la aterciopelada pasarela siempre me ha hecho fantasear con convertirme, al menos por una noche, en una de ellas, a lo Cenicienta. Y que los diseñadores más glamurosos se peleen para que lleve sus marcas, y poder elegir un vestido preciosísimo, el más bonito, perfectamente combinado con un peinado trenzado, de esos que se ven por Pinterest y que pineas cual posesa en el tablero correspondiente.

Como soñar es gratis, al día siguiente aparecería en todos los rankings de revistas de moda y actualidad como la mejor vestida de la noche y, por qué no, como triunfadora en todos los premios a los que estuviese nominada. Purita envidia que me iban a tener Angelina y demás asiduas a la red carpet. Aunque, pensándolo bien, eso supondría tener que dar más de un discurso, y ya os he hablado yo de mi miedo escénico

Fantasías aparte, y dado que mi hada madrina aún no ha hecho acto de presencia, le he robado su varita mágica y he convertido en Cenicienta, lista para el baile, a mi yo de papel y pegamento. Vestida con un diseño de Craft & Music en azul apacible (o placid blue. Yo no tengo ni idea de moda, pero aquí dicen que es uno de los colores de la temporada), con flores en gris plata y cinturón de raso del mismo color.

Alfombra roja proceso Ilustraciones texturas

Para esta ilustración con texturas (también podéis ver la que hice para Marisa, de Kraft Croch, en la I Edición de la Amiga Invencible aquí) he utilizado unos papeles preciosos de la India (muy bien elegidos por Elena) que guardo como un tesoro y que aún no había usado en ningún proyecto, y éste ha sido el resultado.

Alfombra roja 2 ilustraciones texturas

Alfombra roja 4  ilustraciones texturas

Aumentamos el zoom de la cámara, que se vea bien el peinado. 😉

Alfombra roja 3 ilustraciones texturas

Mientras tanto, aquí la menda de carne y hueso suele desfilar en vaqueros, converse y roete mal hecho por la alfombra roja más importante del mundo: la de mi vida. Donde los premios no se anuncian a bombo y platillo ni abarcan portadas y titulares. Se disfrutan de forma más íntima y no requieren interpretaciones magistrales, sólo amor del bueno. Lo mejor de todo es que puedes recibirlos en cualquier momento, sin previo aviso ni nominados que puedan arrebatártelos. Reírme a carcajadas con mis amigos, hacer el tonto con mis hermanos, como si no hubiésemos crecido, salir de compras con mi madre y de cañas con mis padres, cocinar una nueva receta y que me salga muy rica (aquí se requiere el “¡ummmm!” de, al menos, una segunda persona). Y haber cazado a mi señor Wayne, que sabe decirme las cosas que necesito oír, hasta cuando no quiero escucharlas, y me prepara la cena sin rechistar cuando a las once de la noche aún no he acabado el post de mañana.

Así que ya sabéis, fantasear es gratis y a veces necesario, pero sólo vosotros sois los protagonistas de vuestra alfombra roja particular, y esa tiene premio seguro.

¡Hasta el viernes!

fin post-

¡Estampados!

*Play it Loud!

Esta semana me han bailado un poco los días. Ayer falté a la cita de los miércoles, pero es que lo necesitaba para mí. No obstante, como yo no soy de las que faltan sin más, la semana seguirá contando en su archivo con tres posts. Así que aquí me tenéis hoy jueves, dispuesta a compensaros con una entrada bien bonita y un par de ideas sencillas para diseñar unas láminas molonas, que decoren algún rinconcito “desangelado” de la casa o para regalar y quedar como grandes artistas.

La técnica que he usado es el carvado de sellos. No tengo demasiada práctica en esto de crear dibujos con las gubias, pero me parece apasionante y muy divertido  (si queréis ver a una maestra en el arte de los sellos, no dejéis de visitar/seguir a La Fábrica de Secretos  – además tiene tienda online con diseños geniales para todas las ocasiones). Es importante que el pulso no nos baile demasiado, porque si éste nos falla nos podemos cargar el dibujo y habrá que volver a empezar.

Para esta ocasión he escogido dos de mis grandes pasiones: Londres, con su soldadito inglés (si aún no sabéis qué me une a esta ciudad, os lo cuento aquí) y Walter White aka Heisenberg (Breaking Bad me ha marcado, lo sé, no puedo dejar de inventar cosas con sus personajes. ¿Será grave?).

sellos.001

Una vez listos los sellos, no hay más que escoger un par de colores de tinta y estampar como si no hubiese mañana. Repetir la secuencia una y otra vez por todo el papel y jugar a darle algún efecto con los colores.

sellos 2.002

Para el soldadito intenté plasmar la bandera del Reino Unido con el rojo, el azul y el blanco de los espacios. Éste se hizo algo más complicado por tener que trazar el dibujo y  que algunas de las figuras tuviesen que incluir ambos colores.

sellos 2.001

Esta segunda opción, sin embargo, es facilísima y no lleva más de cinco o diez minutos. No hay más que crear un mosaico de sellos y darle un toque de color que además juegue con su significado. Nuestro protagonista, Walter White, cocinaba un producto azul que se hizo tremendamente popular en todo Nuevo Mexico.

Un par de sellos, tinta, folios y unos marcos sencillos y económicos bastan para darle forma a un regalo original y exclusivo. ¿Nos ponemos a estampar?

¡Hasta mañana!

fin post-

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: