Seleccionar página

Ilustración-rotuladores#PlayItLoud!

Hace un par de años, como quien no quiere la cosa, nació sin demasiadas pretensiones la edición anual de la Amiga Invencible, excusa tan buena como cualquier otra para reunir a cinco amigas que, por culpa de los kilómetros, no se ven con mucha frecuencia. Claro que, en aquel momento, aún no sabíamos que era invencible ni que sería anual. El nombre viene, como es previsible, de la amiga invisible, punto de partida del asunto, sólo que, en lugar de comprar por comprar, como suele hacerse en la mayoría de los casos, decidimos que, con lo creativas y ‘apañás’ que somos nosotras, los regalos debían ser hechos a mano.

Hoy no voy a contaros ni enseñaros todos los regalos que hemos abierto este año, en la III Edición, que se dice pronto, mezclados con el confeti, la espuma de mar, las plumas, la música en directo, los bailes, las risas y las pompas de jabón, porque todo eso merece un post especial, de los de ser escritos despacito y con buena letra (y mucho tiempo para elegir y editar un sinfín de fotos).

Pero lo que sí quiero compartir con vosotros, de momento, es la ilustración que creé como parte de mi regalo para mi amiga invencible, que este año volvió a ser Marta. Aprovechando que estoy como niño con zapatos nuevos con los rotuladores que me ha regalado por nuestro aniversario (el sexto, señores) mi querido señor Wayne, me puse manos a la obra con mucho cariño y mucho miedo (que aquí el comando Ctrl+Z no existe) y éste fue el resultado.

La idea era amueblarle la cabeza a la chica del dibujo con cosas que tuvieran que ver con el teatro (por el que Marta siente pasión y al que está muy ligada), aunque a la fiesta se acabaron uniendo flores, algún pajarillo, un atardecer y hasta fuegos artificiales (si es que lo que no nos quepa en la sesera…). Todo ello con mucho color, que si nos vamos a poblar la cabeza con mil y una historias, más nos vale alejarnos de los grises y darle alegría al asunto.

Reconozco que, después de acabarla, me dio bastante penita separarme de ella, pero sé que no puede estar en mejores manos, así que me hace muy feliz que Marta sea nueva ‘dueña y señora’ y sé que la va a disfrutar incluso más de lo que lo haría yo.

Antes de despedirme, una pincelada del escenario donde celebramos el encuentro de este año. Los malagueños habréis reconocido el lugar seguro, para quienes no sois de aquí o no lo conocéis, es El Balneario de los Baños del Carmen, recomendadísimo para comer, merendar, copetear, bailar… En definitiva, para acampar allí casi un día entero, como hicimos nosotras. A mí aún me dura la resaca de risas y cosas bonitas.

balneario

Aprovechad los últimos días del año, ¡que el 2016 ya está aquí!

fin-post3

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: